Segunda ola

¿Cómo continúan los cierres de fronteras en Europa?

A raíz de la segunda ola de Covid-19, muchos países decidieron cerrar, al menos temporalmente sus fronteras. Aquí algunos ejemplos.

Para muchos países europeos, el punto crucial para decidir la reapertura o cierre de las fronteras es el verano boreal que se viene. Por eso Francia anticipó que abriría sus fronteras para turistas extranjeros vacunados. En este caso también fue la máxima autoridad política del país, el presidente Emmanuel Macron el que confirmó la noticia, pero habló de una apertura escalonada, y sobre todo pensando en viajeros europeos y estadounidenses. “Nos organizaremos en el horario de verano con nuestros profesionales en Francia para los ciudadanos franceses y europeos, pero también para los ciudadanos estadounidenses”, dijo Macron.

Portugal, por ejemplo, amplió hasta el 30 de abril los controles terrestres y fluviales fronterizos que en su enorme mayoría colindan con España. Apenas 18 pasos fronterizos se mantienen autorizados entre ambos países peninsulares. En tanto, en términos de vuelos comerciales, se reanudarán los servicios a Brasil y el Reino Unido que habían sido interrumpidos producto del peligro que significaban las nuevas cepas. Hasta el momento, los viajeros provenientes de Bulgaria, República Checa, Chipre, Croacia, Eslovenia, Estonia, Francia, Hungría, Países Bajos, Polonia o Suecia, entre otros, deberán hacer una cuarentena de 14 días y tener motivos imprescindibles para viajar.

Desde mayo, el Reino Unido aplicará un sistema de “semáforo” para clasificar la situación sanitaria de cada país frente al Covid-19. El grupo de verdes sería, obviamente, los que mejor están en materia sanitaria y desde cuyo origen menos requisitos se pediría. Curiosamente, según Robert Boyle, exjefe de Estrategia de British Airways, hoy apenas ocho países ingresarían a esa lista. En definitiva, sólo Estados Unidos, Gibraltar, Israel, Islandia, Irlanda, Malta, Australia y Nueva Zelanda, estarían “en verde”. Según Boyle, la mayor parte de Europa se mantendría en “naranja”.

¿Qué pasa fuera de Europa?

“No voy a poner en riesgo la forma en que vivimos en este país que están diferente al resto del mundo hoy”, señaló Scott Morrison, primer ministro de Australia, uno de los países que ha cerrado sus fronteras producto de la segunda ola, en medio de la pandemia de Covid-19. Recientemente, Australia comenzó a recibir viajeros neocelandeses en un esquema de burbuja bidireccional pero, justamente, no parece estar muy apresurada en abrir sus fronteras para con ciudadanos de otros países. Morrison habló de continuar con una apertura paulatina en tanto el país pone énfasis en la vacunación.